San Juan Nepomuceno Neumann, cuerpo incorrupto
San Juan Newman
Santa Lucía, Mártir, con mascara de plata
¿Es posible que cuerpos de difuntos puedan conservarse lozanos y frescos tras siglos?

   Contrariando las leyes naturales y triunfando sobre los elementos, la incorruptibilidad de los restos mortales es una gloria más de la Iglesia. Ni antes ni fuera de ella se da este prodigo que desafía toda ciencia. Un informe exhaustivo sobre el tema nos introduce en esta apasionante nota de la veracidad de nuestra fe.

   Hablar sobre la muerte, aún en el caso de los santos, trae consigo la carga del disgusto de una sociedad que se niega a meditar en la misma. También sabemos que al batallón de escépticos del mundo, se suman desgraciadamente aquellas almas de poca fe que se niegan a admitir la existencia de los prodigios que estamos a punto de tratar. Y es que, el ojo de la visión sobrenatural se ha cerrado en esta época, dejando abierto únicamente el naturalista, que ve contradicción en donde sólo hay un enriquecedor y bellísimo complemento.

   Pero – preguntarán comprensiblemente muchos fieles creyentes:

   ¿Acaso no estamos contradiciendo la frase bíblica proferida por Dios: "Con el sudor de tu rostro comerás el pan, hasta que vuelvas a la tierra, pues de ella has sido tomado; ya que polvo eres y al polvo volverás"? (Gen. 3,19).

   A ellos respondemos, anticipando lo que las maravillas que relataremos demostrarán en los hechos, que al castigo de la separación del alma y el cuerpo que nos fuera impuesto a partir del pecado original, y que siempre se cumple, ha querido Dios dar el don sobrenatural de la preservación que desafía las leyes naturales en algunos casos de probada santidad, con motivo de robustecer nuestra fe y engrandecer la memoria de ese modelo de fe, como otras formas ha tenido su divina inventiva para con distintos santos.

   Para dar a este tema el lugar que se merece, hemos querido mostrar a los incrédulos lo infundado de sus objeciones y el valor inmenso de este milagro tan poco apreciado hoy en día. Y para dar cuerpo a una cuestión tan poco profundizada y tan silenciada en el presente, hemos incluido una buena cantidad de casos que, por la gracia de Dios, han llegado a nuestro conocimiento. Esperamos que esta materia tan poco frecuente pueda ser conocida y rescatada de los antiguos arcones del patrimonio católico que, como piedras vivas de la Iglesia, tenemos la gracia de poseer. Dios es todopoderoso, y nosotros somos sus hijos, ¿puede haber razón de desconfianza respecto a los dones que ha querido otorgarnos?

   Para entrar en el tema, se hace importante mencionar que la preservación de los cuerpos tras la muerte puede ser clasificada de tres formas, según la manera en que alcanzó dicha conservación: hablamos de los cuerpos preservados deliberadamente, los preservados accidentalmente, y los incorruptibles. Los que fueron preservados accidental o naturalmente son encontrados desde bastante antes de los tiempos de los faraones egipcios, cuando el arte del embalsamamiento produjo por primera vez momias deliberadamente, que han sobrevivido por alrededor de cinco mil años.

   Se entiende por momia a todo cadáver bien conservado, en el cual se observan presentes tejidos blandos, músculos, cabellos, piel, etc. La palabra ‘momia’ es originaria de Persia y deriva de la palabra ‘mummeia’ o ‘mum’, que significa asfalto o piche, sustancia empleada para tratar los cuerpos. Con el transcurso del tiempo la palabra momia pasó a designar a los cuerpos tratados con dichas sustancias, perdiendo su significado original.

   Los incorruptibles, a diferencia de los anteriores, han existido sólo desde los tempranos días de la cristiandad. Su preservación desde aquellos tiempos ha desafiado la tozudez de escépticos y contradicho las leyes de la naturaleza, para la consternación de muchos admirados científicos de sucesivas generaciones.

   Lo cierto es que la incorruptibilidad es la única forma de preservación que no obedece a ninguna ley, porque no depende ni de la forma, ni de la temperatura, ni del lugar del entierro. Estos cuerpos ni siquiera se ven afectados por el tiempo esperado para el entierro tras la muerte, ni por la humedad de las tumbas, ni por la falta de cuidados que hubo en algunos casos, ni por los frecuentes traslados, por estar cubiertos con cal viva, o por su proximidad con cuerpos en descomposición, todos elementos provocadores de la putrefacción. La gran mayoría nunca fueron embalsamados o tratados de ninguna forma, y muchos se encuentran casi iguales a cuando estaban vivos, con gran flexibilidad, y un suave aroma que desprenden de sus cuerpos por años y años después de su muerte, haciendo una diferencia radical con las otras dos clasificaciones de preservación antes mencionadas, en cuyos casos sin excepción fueron encontrados decolorados y esqueléticos. El misterio de la preservación va también de la mano de fenómenos tales como la preservación de la sangre, o la emanación de suaves aceites aromáticos que – casi se hace innecesario decir – jamás se han encontrado en los preservados deliberada o accidentalmente.

   Para no dejar lugar a la duda y poder apreciar mejor este maravilloso hecho, altamente misterioso y en la mayor parte de los casos, repletos de aspectos milagrosos, es de gran importancia que examinemos, aunque brevemente, los métodos empleados en la preservación deliberada de cuerpos desde los tiempos antiguos hasta los tiempos modernos, y las condiciones que favorecen la preservación accidental o natural de restos humanos.
Los cuerpos de los santos mártires y otros que viven ahora con Cristo, cuerpos que eran sus miembros y templos del Espíritu Santo, que un día se levantarán por Él y serán glorificados en la vida eterna, pueden  ser venerados por los creyentes. Dios da muchos beneficios a los hombres a través de ellos (Concilio de Trento)
Su cuerpo fue expuesto por 30 días.
Santa Ángela Merici, su cuerpo fue expuesto por treinta días
Con una mascarilla de cristal para proteger el rostro
Beato Ángelo de Acri, capuchino
Su cuerpo sangró por muchos días después de muerto y fué expuesto por veintiséis días.
San Bernardino de Siena. Su cuerpo sangró por muchos días después de muerto y fué expuesto por veintiséis días.
Santa Catalina de Siena, dedo
Con tratamiento en siglo XX y muy maltratada por caza de reliquias.
Santa Catalina de Siena, cabeza
Santa Catalina de Siena, Mano
Su cuerpo y su corazón incorruptos se veneran en Montefalco, Italia.
El cuerpo de Clara producía tal fragancia, que no pudieron enterrarla. Su cuerpo, después de 700 años, nunca se ha descompuesto.
Santa Clara de Montefalco, su cuerpo y su corazón incorruptos se veneran en Montefalco, Italia.
Santa Clara de Montefalco, su cuerpo y su corazón incorruptos se veneran en Montefalco, Italia.
Santa Clara Montefalco
San Erminio Riccardo Pampuri, Hermano Hospitalario de San Juan de Dios y Médico Cirujano
Con fina capa de cera.
San Ignazio de Laconi (con fina capa de cera)
Santa Imelda Lambertini
Santa Imelda Lambertini
Su cuerpo reposa junto con el del Beato Francisco, en el crucero de la Basílica, en Fátima.
Beata Jacinta Marto, su cuerpo reposa junto con el del Beato Francisco, en el crucero de la Basílica, en Fátima.
Beata Jacinta Marto, su cuerpo reposa junto con el del Beato Francisco, en el crucero de la Basílica, en Fátima.
Beata Jacinta Marto, de Fátima
San Juan Newman, sin tratamiento alguno de cera. Obispo de Philadelphia, USA
Sin tratamiento alguno de cera. Obispo de Philadelphia, USA
Su cuerpo permanece hasta el presente (1919) perfectamente flexible.
San Juan de la Cruz, su cuerpo permanece hasta el presente (1919) perfectamente flexible
San Juan de la Cruz
Santa Lucía, Mártir, sin mascara
(con fina capa de cera)
Santa Luisa de Marillac (con fina capa de cera)
Santa Luisa de Marillac (con fina capa de cera)
Santa Luisa de Marillac
Beato Aloysius Stepinac
Beato Alois o Aloysius Stepinac
Obispo Mártir, (1898 †1960)
Fiesta: 10 de Febrero

Nació en Krasic, en el noroeste de Croacia, el 8 de mayo de 1898.
En 1958, los sufrimientos del cardenal se hacen casi intolerables, pero lo más penoso para él es carecer de fuerzas para poder celebrar la Misa. El 10 de febrero de 1960, expira en Krasic, pronunciando estas palabras:
«Fiat voluntas tua»
(¡Hágase tu voluntad!).
Santa Angela de Merici
(1474 †1540)
Fiesta: 27 de Enero

Es la fundadora de las Hermanas Ursulinas. Su nombre significa "Mensaje de Dios".

Nació en Italia en 1474 y tiene el mérito de haber fundado la primera comunidad religiosa femenina para educar niñas.
La Comunidad de Ursulinas fue fundada en 1535, y cinco años después murió su fundadora, Santa Angela, el 27 de enero de 1540. Fue canonizada en 1807.
Santa Angela de Merici
Beato Ángelo de Acri
San Bernardino de Siena
Predicador
(1380 †1440)
Fiesta: 20 de Mayo

San Bernardino fue el más famoso predicador del 1400 y sus sermones sirvieron de modelos de predicación para muchos oradores en los siglos siguientes.

Nació cerca de Siena en Italia en el año 1380. Su padre era gobernador. El niño quedó huérfano de padre y madre a los siete años. Dos tías se encargaron de su educación y lograron formarlo lo mejor posible en ciencias religiosas y darle una educación muy completa. Sus estudios de bachillerato los hizo con tal dedicación que obtuvo las mejores notas.
En 1444, mientras viajaba por los pueblos predicando, con muy poca salud pero con un inmenso entusiasmo, se sintió muy débil y al llegar al convento de los franciscanos en Aquila, murió santamente el 20 de mayo.

En su sepulcro se obraron numerosos milagros y el Papa Nicolás V ante la petición de todo el pueblo, lo declaró santo en 1450 a los 6 años de haber muerto.
Santa Catalina de Bolonia (Clarisa)
Santa Catalina de Siena
Santa Catalina de Siena
Catalina Benincasa, más conocida como Catalina de Siena,
(Siena, 25 de marzo de 1347
+ Roma, 29 de abril de 1380)
Fiesta: 29 de Abril
Santa co-patrona de Europa e Italia y Doctora de la Iglesia Católica. Hija número 23 de un total de 25 (su hermana gemela Juana, la vigésimo cuarta, vivió sólo pocos meses) de Jacobo Benincasa, tintorero, y de Lapa Piagenti (o Piacenti), hija de un poeta local.

Se retiró luego a la más profunda soledad; pero de allí hubo de sacarla el cisma de los anti-Papas. Apoyó al Papa romano Urbano VI, quíen la convocó a Roma donde vivió hasta su muerte en 1380, a los treinta y tres años. Fue sepultada en la iglesia de Santa María Sopra Minerva en Roma, su cráneo fue llevado a la Iglesia de Santo Domingo de Siena en 1384 y un pie se encuentra en Venecia.
Santa Clara de Montefalco
(1268 †1308)
Fiesta: 17 de Agosto

Nació en Montefalco,en el año 1268. El nombre de sus padres eran, Damiano e Iacopa Vengente, que tuvieron 4 hijos en total. Su hermana mayor, Giovanna de 20 años y su amiga Andreola, establecieron una Ermita, en donde se dedicaron a una vida de oración y de sacrificio.

Murió el Sábado 17 de Agosto, de 1308, a las nueve de la mañana. Las monjas inmediatamente prepararon el cuerpo de Clara para que todos pudieran verla. Primero le quitaron el corazón y lo pusieron en un caja floreada de madera. La Misa funeral fue celebrada el 18 de Agosto. Esa noche, las hermanas abrieron el corazón de Clara para prepararlo y ponerlo en un relicario, para su asombro, las palabras de Clara se hicieron vida; delante de ellas estaban las marcas de la Pasión de Jesús.
El cuerpo de Clara producía tal fragancia, que no pudieron enterrarla. Su cuerpo, después de 700 años, nunca se ha descompuesto.
San Riccardo Pampuri, O.H.
San Riccardo Pampuri, O.H.
(1897 †1930)
Fiesta: 1 de Mayo
Nació el 2 de agosto de 1897 en Trivolzio (Pavia) de Inocencio y de Angela Campari, y fue bautizado el día siguiente.
Se graduó en medicina y cirurgía con el máximo de puntuación el 6 de julio de 1921.
"La vida breve, pero intensa, de Fr. Ricardo Pampuri es un acicate para todo el pueblo de Dios, pero especialmente para los jóvenes, los médicos, los religiosos.
El Dr. Pampuri abrazó la vida religiosa hospitalaria en la Orden de San Juan de Dios (Fatebenefratelli) para poder así conseguir más expeditamente la perfección evangélica y al mismo tiempo continuar el ejercicio de la profesión médica para el alivio del prójimo sufriente. Habiendo entrado en la Orden en Milán el 22 de junio de 1927, después del año de Noviciado cumplido en Brescia, emitió los votos religiosos el 24 de octubre de 1928.
Murió el 1 de mayo de 1930.
San Erminio Riccardo Pampuri, Hermano Hospitalario de San Juan de Dios y Médico Cirujano.

El cuerpo de San Ricardo Pampuri se conserva y es venerado en la Iglesia parroquial de Trivolzio (Pavía) y su fiesta se celebra el 1 de mayo.
San Ignazio de Laconi
(1701 †1781)
Fiesta: 11 de Mayo
Francisco Ignacio Vincenzo Peis, el segundo de nueve hermanos, nació en Làconi, en Cerdeña, el 17 de noviembre de 1701. Sus padres, pobres en bienes materiales pero  ricos en virtudes humanas y cristianas, lo criaron en la observancia de los preceptos cristianos. Ignacio practicaba severas mortificaciones. A los veinte años, fue a Cagliari para entrar en el convento capuchino de Buoncammino. Su aceptación no fue inmediata a causa de su débil constitución. El 10 de noviembre de 1721 vestía el hábito franciscano. Después del noviciado peregrinó durante quince años por diversos conventos, hasta quedar definitivamente en el de  Cagliari donde  fue ejemplo viviente de pobreza y espíritu de absoluta dedicación a los pobres. Dos años antes de su muerte, se quedó ciego, pese a lo cual continuó observando escrupulosamente la vida común, siguiendo todas las reglas del convento. Después de su muerte se acrecentó su fama de taumaturgo a causa de los milagros obtenidos mediante su intercesión.

El 11 de mayo de 1781 entregó su alma al Señor, siendo beatificado por Pío XII en 1940, y canonizado por el mismo Papa el 21 de octubre de 1951.
San Ignazio de Laconi, reliquia
Santa Imelda Lambertini
Santa Imelda Lambertini, virgen
(1322 †1333)
Fiesta: 12-13 de Mayo
La beata Imelda Lambertini nació en Bolonia (Italia) en 1322. Siendo todavía niña entró en un convento de dominicas de la ciudad. Su mayor deseo era recibir a Jesús en la Sagrada Comunión, pero como no tenía todavía la edad prescrita para hacerlo, suplicaba a todos que la escuchasen, esforzándose constantemente por merecerlo llevando una vida de piedad y virtud. Finalmente ocurrió que el día de la Vigilia de la Ascensión, mientras rezaba arrodillada, una hostia apareció por encima de su cabeza. El capellán se la dio. Un rato más tarde, cuando la priora fue a comprobarlo la encontró muerta pero aún arrodillada ante el altar. Por este ardiente deseo tan grande de recibir a Jesús en la eucaristía Imelda es la Patrona de los niños que hacen la Primera Comunión. Fue beatificada en 1826.
San Juan Nepomuceno Neumann
(1811 †1860)
Fiesta: 5 de Enero

El obispo de Filadelfia, nació en Prachatitz, Bohemia, el 28 de Marzo de 1811, hijo de Philip Neumann y Agnes Lebis. Asistió a la escuela en Budweis y allí entró en el seminario el año 1831.
Dos de años después, pasó a la universidad de Charles Ferdinand en Praga donde estudió teología.
  El 5 de enero de 1860 (con 48 años de edad) se desplomó en la calle, en su ciudad episcopal. y murió antes e que pudieran administrársele los últimos Sacramentos.

El 11 de Noviembre de 1921, Benedicto XV declara solemnemente la heroicidad de sus virtudes.
    Fue Beatificado por el Papa Pablo VI el 13 de  Octubre de 1963 y Canonizado por el mismo Papa.
Beata Jacinta Marto
(1910 †1920)
Fiesta: 20 de Febrero
Nació en Aljustrel, a casi un kilómetro de Fátima, Portugal. El 11 de marzo de 1910. Era hija de Manuel y Olimpia de Jesús Marto, hermana de Francisco y prima de Lucía.
Cuando ocurrieron los sucesos de Fátima, tenía siete años, era la menor de los tres niños. Jacinta después de haber tenido la visión del infierno, se ofreció completamente a la salvación de las almas.
Falleció en la noche del 20 de febrero de 1920.
Proclamada Beata, Mayo 13, 2000
San Juan de la Cruz, Dr de la Iglesia
(1542 †1591)
Fiesta: 14 de Diciembre

Nació en Fontiveros, provincia de Ávila (España), hacia el año 1542. Pasados algunos años en la Orden de los carmelitas, fue, a instancias de Santa Teresa de Jesús, el primero que, a partir de 1568, se declaró a favor de su reforma, por la que soportó innumerables sufrimientos y trabajos. Murió en Ubeda el año 1591, con gran fama de santidad y sabiduría, de las que dan testimonio precioso sus escritos espirituales.

Después de tres meses de sufrimientos muy agudos, el santo falleció el 14 de diciembre de 1591.
Santa Lucía Mártir de Siracusa
(†304)
Fiesta: 13 de Diciembre

Lucía significa: "la que lleva luz".
A esta santa la pintan con una bandeja con dos ojos, porque antiguas tradiciones narraban que a ella le habían sacado los ojos por proclamar su fe en Jesucristo.
Nació y murió en Siracusa (ciudad de Italia), en la cual se ha encontrado una lápida del año 380 que dice: "N. N. Murió el día de la fiesta de Santa Lucía, para la cual no hay elogios que sean suficientes". En Roma ya en el siglo VI era muy honrada y el Papa San Gregorio le puso el nombre de esta santa a dos conventos femeninos que él fundó (en el año 590).
Santa Lucía Mártir de Siracusa
Santa Luisa de Marillac
Fundadora de las Hermanas Vicentinas
(1591 †1660)
Fiesta: 15 de Marzo

Nació en Francia el 12 de Agosto de 1591. Huérfana a los 14 años, sintió un fuerte deseo de convertirse en religiosa, pero por su delicada salud y su debil constitución, no fue admitida. Se casó con Antonio Le Grass, secretario de la Reina de Francia, María de Médicis, convirtiédose en un modelo de esposa pues con su bondad y amabilidad, logró transformar a su esposo que era duro y violento, y hasta logró que en su casa todos rezaran en común las oraciones de cada día. Dios le concedió un hijo, a quien amó e inculcó una solida fe católica desde pequeño.
Falleció el 15 de Marzo de 1660, después de sufrir una dolorosa enfermedad y dejando fundada y muy extendida, la más grande comunidad de religiosas. Las 33.000 religiosas Vicentinas o Hijas de la Caridad, tienen más de 3.300 casas en el mundo. En la casa dónde está sepultada su fundadora, en París, sucediéron las apariciones de la Virgen de la Medalla Milagrosa a la Vicentina Santa Catalina Labouré. Las religiosas fundadas por Santa Luisa, se dedican exclusivamente a obra de caridad.
Fue canonizada el 11 de marzo de 1934 por Papa Pío XI, declaró Santa a Luisa de Marillac.
Su Santidad el Papa Juan XXIII la proclamó Patrona de las obras de Justicia Social el 15 de marzo de 1960.
Santa Lucía, Mártir, con mascara de plata
Santa Catalina de Siena
Santa Imelda Lambertini
"Cuerpos Incorruptos" © www.oremosjuntos.com
San Pío V, Papa
(1504 † 1572)
Fiesta: 1 de Mayo

Nació en un pueblo llamado Bosco, en Italia, en 1504. Sus padres eran muy piadosos pero muy pobres. Aunque era un niño muy inteligente, sin embargo hasta los 14 años tuvo que dedicarse a cuidad ovejas en el campo, porque los papás no tenían con qué costearle estudios. Pero la vida retirada en la soledad del campo le sirvió mucho para dedicarse a la piedad y a la meditación, y la gran pobreza de la familia le fue muy útil para adquirir gran fortaleza para soportar los sufrimientos de la vida.

Los jesuitas estaban muy cerca de su corazón. Era extremadamente devoto de la Virgen María, rezaba el Rosario todos los días.

En 1558, siendo papa Pablo IV, había sido nombrado Gran Inquisidor; nadie mejor que él para poner en práctica los acuerdos del concilio de Trento e impulsar su espíritu contrarreformista con firmeza. Como los detalles también cuentan, encargó al pintor Daniele da Volterra que cubriese las figuras trazadas en la Capilla Sixtina por Miguel Ángel quien no las había dotado de vestimenta y exhibían su desnudez ante el observador. Asimismo mereció su desaprobación la pagana costumbre de lidiar toros; la bula De salutis gregis dominici de 1 de noviembre de 1567 prohibía estos bárbaros espectáculos bajo pena de excomunión a perpetuidad.
En 1567, san Pío V promulgó una bula papal, en la que ordenaba que fuesen trasladadas parte de las reliquias de los santos Justo y Pastor desde Huesca a Alcalá de Henares, ciudad de su cuna y martirio. En noviembre de ese mismo año, Felipe II y su hijo el príncipe Carlos, enviaron una carta cada uno dirigida al Obispo de Huesca para que cumpliese con lo ordenado por el Papa. Así fue como parte de las reliquias de los santos Justo y Pastor fueron remitidas a la ciudad de Alcalá de Henares de la que son patronos los "Santos Niños".
San Pío V, Papa, con máscara de plata
San Pío V murió el 1 de mayo de 1572, unos meses después de que la Liga obtuviese un gran triunfo en la batalla de Lepanto (7 de octubre de 1571).

Su cuerpo incorrupto se conserva en una urna de cristal, con una máscara de plata para proteger su rostro (al parecer no esta muy bien conservado).

Canonizado por Clemente XI en 1712.Comisario General de la Inquisición Romana.
San Pío V, Papa
San Pío V, Papa, con máscara de plata
Beato Aloysius Stepinac
Beato Aloysius Stepinac
Beata Ana María Taigi
Beato Bertrando de Geniès de Udine
Beata Ana María Taigi
(Laica, Terciaria Trinitaria)
(1769 †1837)
Fiesta: 9 de Junio

Nació Mayo 29 de 1769 en Sena de Toscana. Vivió en humilde sencillez, atendiendo a un hogar pobre y con siete hijos, viéndose obligada en varias ocasiones a sostener la casa con sus labores de costura, cuando su esposo perdió su trabajo. Fue una mujer de luces extraordinarias y rodeada de maravillosos carismas y dones extraordinarios.
El 7 de junio de 1837, rodeada de su marido y tres hijos, deja de existir a los sesenta y ocho años de edad.
Su cuerpo incorrupto con baño de cera, se encuentra en la Basílica de San Crisogono, en el Viale Transtevere de Roma
Beato Bertrando de Geniès de Udine
(1260 †1350)
Fiesta: 6 de junio

De origen y de formación francesa (nació en Santo-Geniès), haber cubierto varíe después las asignaciones cerca de la curia avignonesa, en mil trescientos treinta y cuatro fue elegido para resistir el patriarcado de Aquileia. Vivió en la austeridad, dedicándose a la reforma moral de su iglesia, en la cual el sínodo y el indiso y la broncea, fundó un monasterio, promoviendo la cultura; era distinguido para la caridad hacia las pobres. Reindicó las derechas de la iglesia aquileisa, ganando la hostilidad de las premisas nobles, a que el congiurarono en contra de el y de San Jorge los asesinó el 6 de junio de 1350.
Beato Bertrando de Geniès de Udine
Beata Ana María Taigi, (Laica, Terciaria Trinitaria, con baño de cera)
Santa Angela de Merici
Beato Ángelo de Acri, capuchino
Beato Ángelo de Acri
Capuchino
(1669 †1739)
Fiesta: 30 de Octubre

Nació en Acri (Cosenza, Italia) en 1669. Su itinerario vocacional fue laborioso, pues, tras dos noviciados frustrados, sólo después del tercero llegó a profesar en los Capuchinos, en 1691. Ordenado sacerdote en 1700, se dedicó de lleno a la predicación, sencilla y popular, durante casi cuarenta años, por toda Calabria y gran parte del Sur de Italia, labor que completaba con su dedicación al confesonario, donde atendía a multitud de fieles que allí encontraban la gracia, la orientación y el consuelo que necesitaban.
El Señor acompañaba su apostolado con carismas y milagros. Sus devociones más sentidas fueron la Eucaristía (las Cuarenta Horas), la pasión de Cristo (el Calvario, el Vía crucis) y la Virgen María (la Dolorosa). En su Orden ejerció con gran celo y no menor caridad diversos oficios como el de maestro de novicios, guardián o superior provincial. Murió en Acri el 30 de octubre de 1739.
Santa Catalina de Bolonia
Clarisa
(1413 †1463)
Fiesta: 9 de Marzo

Nació en Bolonia el 8 de septiembre de 1413, de familia noble. Recibió una esmerada educación humanística en la corte de Ferrara. Después de una experiencia piadosa y de años de tribulación espiritual, formó parte, en 1432, de la primera comunidad de clarisas de Ferrara. La nombraron maestra de novicias, a las que dio una sólida formación. Allí escribió su obra principal, "Las siete armas". En 1436 se trasladó a Bolonia con otras monjas, para poner en marcha, como abadesa, el nuevo monasterio. Sobresalió en la pobreza y humildad. Vivió el seguimiento de Cristo crucificado, la contemplación del Niño de Belén y el amor a la Eucaristía con su temperamento vivaz y artístico. Murió en Bolonia el 9 de marzo de 1463, en el monasterio del Corpus Domini de Boloniaen.
Santa Catalina de Bolonia (Clarisa)
San Bernardino de Siena. Su cuerpo sangró por muchos días después de muerto y fué expuesto por veintiséis días
Está sepultado en la Basilica de San Bernardino en Aquila, Abruzzo, Italia.
Estuvo incorrupto y su ataúd sangró sin cesar hasta que vino la paz entre los bandos que peleaban en la ciudad.
San Bernardino de Siena.
Beato Aloysius Stepinac (Obispo Mártir con baño de cera)