Ir a Oremos Juntos
Pasar al Santoral...
-Beato Gregorio X, papa, muerto en Arezzo, 1276. El papa Beato Gregorio X (1271-1276) Es uno de los Romanos Pontífices más insignes del siglo XIII que constituye el apogeo de la Iglesia medieval. Con Inocencio III (1198-1216) se puede decir que la Iglesia y el Pontificado llegaron al cenit de su prestigio y significación, siendo los papas verdaderos árbitros de las coronas de los reyes, y los motivos religiosos los que guiaban en sus empresas a los hombres más eminentes del tiempo. En este estado de florecimiento religioso continuó la sociedad europea a través de todo el siglo XIII. Entre sus principales manifestaciones podemos notar el gran esplendor de las universidades y estudios medievales, en París, Oxford, Bolonia, Salamanca y otros importantes centros, y con figuras tan prominentes, como Alejandro de Hale y San Buenaventura, San Alberto Magno y Santo Tomás de Aquino. Lo mismo podríamos decir del gran apogeo del arte religioso, que nos presenta las grandes catedrales góticas de París, Reims, Chartres y Amiens, Milán, Burgos, León y Toledo, por no citar más que las principales. Nacido en Piacenza en 1210, distinguióse desde sus primeros años por su aplicación y constancia en el estudio, que fue coronado con extraordinarios éxitos. Los trabajos que tuvo que sufrir Gregorio X durante el concilio y después de él, unidos a la austeridad de su vida ascética, lo habían agotado por completo. Dios no le concedió ver de nuevo a Roma. Mientras volvía de Lyon, después de pasar por Milán y Florencia, se vio obligado a detenerse en Arezzo de Toscana, donde, víctima de una pleuresía, murió el 10 de enero de 1276. Según se refiere, al sentir la proximidad de la muerte, pidió un crucifijo, y mientras lo besaba con la mayor devoción y recitaba la Salutación angélica, entregó su alma a Dios. Incluido por la Iglesia en el número de los beatos, Benedicto XIV, en su célebre obra Sobre la Canonización, dedica largo espacio a la relación de su vida y milagros, tal como lo encontró en el archivo del tribunal de la Rota.

-San Agatón, papa, Roma, 682. Tal vez naciera en Palermo, según otros en Reggio Calabria. Tenía fama de taumaturgo y parece ser que tenía casi un siglo de vida en el momento de ser elegido. Acogió la petición que el emperador Constantino IV hiciera a Dono, es decir, la de convocar una conferencia teológica, y luego envió a Constantinopla una delegación con una "Profesión de fe", que sometió a un concilio de 170 obispos. El concilio, presidido por el emperador, condenó el monotelismo y el monoenergismo reafirmando al mismo tiempo la doctrina según la cual en Cristo hay dos naturalezas, a la que corresponden dos voluntades, una divina y la otra humana. A este concilio se le conoce con el nombre de "Trullano", del nombre de la sala con forma de cúpula (Trullus), donde se celebró la sesión. Agatón consiguió que se le eximiera del pago del impuesto de tres mil escudos, impuestos por Justiniano, a cambio de la confirmación imperial para cada elección papal. Envió a maestros de canto a Inglaterra para que enseñaran a esos eclesiásticos la nueva forma gregoriana. Vivió probablemente hasta los 107 años.

-San Gonzalo, dominico, Amaranto o Amarate, en Portugalado, 1259. San Gonzalo de Amarante nació en Tagilde, aldea del Obispado de Braga, en Portugal. Después de recibir el Bautismo, con admiración de todos clavó el niño los ojos en la imagen de Cristo crucificado y alargó las manecitas en ademán de abrazarle; y siempre que le llevaban a la iglesia, no paraban sus ojos hasta hallar la imagen del Salvador en la cruz, de la cual no podían apartarle sin que se pusiese a llorar. Educóle en letras y virtudes un venerable sacerdote, de cuya casa pasó después al palacio del Obispo de Braga, el cual le encomendó la abadía de San Pelagio. Mas como el santo ardía en vivos deseos de visitar los Santos Lugares de Jerusalén, confió su rebaño a un vicario sobrino suyo, y en hábito de peregrino se dirigió a Tierra Santa. Catorce años gastó en contemplar los divinos recuerdos de nuestro Señor, sin cansarse de mirarlos, adorarlos y regarlos con suavísimas lágrimas, Cuando volvió a su tierra, viéndose despojado de su abadía por su sobrino, comenzó a predicar la doctrina evangélica por toda aquélla región. Por el tenor de su vida apostólica se concilió el respeto y veneración de las gentes, y con las limosnas que le daban edificó una ermita en honra de la Santísima Virgen en cierto sitio inculto y áspero no lejos del río Tamaca, y vivió en aquélla soledad ejercitándose en la contemplación y predicando las cosas del cielo a las gentes que iban a visitarle. Hízose tan célebre aquel lugar por los milagros que allí obró el santo, que después se pobló de no pocos templos y de dos famosos monasterios, y hasta el día de hoy concurren a él los pueblos en romería. Llamóle la Virgen santísima a la sagrada Orden de Predicadores, recientemente fundada por santo Domingo, y después de haber hecho el santo en ella su noviciado y su profesión religiosa, volvió a su oratorio de Amarante, para continuar allí sus apostólicos ministerios. Para que las inundaciones del río Tamaca no estorbasen el concurso de los fieles, echó un puente sobre aquel río, asentando con sus manos las primeras piedras alimentando a los operarios con los peces que llamaba del río y acudían a la orilla. Esta vida eremítica y apostólica llevó el santo, hasta que, llegándose el día de su feliz muerte, se despidió del pueblo que había acudido en romería, y en el día 3 de enero, asistido por la Reina de los cielos, que se le apareció en su último trance, entregó su preciosa alma al Creador.

-Santa Francisca de Sales (Leónia Aviat), fundadora, Francia, 1914. Nació en Sézanne (Francia), departamento del Marne, el 16 de septiembre de 1844. Fue bautizada al día siguiente de su nacimiento con el nombre de Leonia. Frecuentó las primeras clases elementales en su pueblo natal; después, sus padres la llevaron al monasterio de la Visitación de Troyes pues, aunque practicaban poco, eran honrados comerciantes que deseaban para su hija una buena educación cristiana. Su vida estuvo marcada por tres etapas fundamentales:  el período de formación en el monasterio de la Visitación de Troyes, capital de Champagne; el encuentro con el p. Louis Brisson, futuro fundador de los Oblatos de San Francisco de Sales; y la aplicación de las leyes subversivas contra los institutos religiosos en Francia a finales de siglo. Leonia permaneció en el monasterio de la Visitación hasta la edad de 16 años. Ya entonces manifestó a la superiora su deseo de hacerse religiosa, pero ella le respondió:  "Aquello para lo que Dios te tiene destinada no está aún preparado; déjale actuar y haz siempre la voluntad divina". Cuando salió del monasterio, su padre había dispuesto para ella un matrimonio con un rico y distinguido señor del lugar, pero Leonia pensaba ya en la vocación religiosa y no quiso acceder a los deseos de su padre. A la edad de 21 años, en 1865, visitó un establecimiento industrial de Sézanne y surgió en ella el deseo de atender a las obreras. Entretanto, el p. Louis Brisson, que había sido capellán de la Visitación cuando ella estaba interna allí, dado su incansable celo por la protección y la formación religiosa de las jóvenes obreras que venían de los campos y estaban expuestas a los peligros más graves, había fundado en el año 1858 las "Obras para las trabajadoras jóvenes", poniéndolas bajo la protección de san Francisco de Sales:  proporcionaban a las jóvenes locales seguros, comida y la asistencia de almas buenas y generosas, pero les hacía falta también la formación humana y la educación religiosa. Finalmente en sus últimos seis años de vida veló celosamente por la redacción definitiva de las Constituciones, que fueron aprobadas por el Papa Pío X en 1911. Falleció a la edad de 69 años, en Perusa (Italia), el 10 de enero de 1914.

-Beata María Dolores Rodríguez Sopeña Ortega, fundadora, España, 1918. Nace en Vélez Rubio (Almería), el 30 de diciembre de 1848, cuarta entre siete hermanos. Sus padres, Tomás Rodríguez Sopeña y Nicolasa Ortega Salomón, castellanos, se habían trasladado desde Madrid a esa localidad por motivos de trabajo. Don Tomás había terminado su carrera judicial demasiado joven, por lo que no podía ejercer y consigue un empleo como administrador de las fincas de los marqueses de Vélez. Su infancia y adolescencia transcurren en distintos pueblos de las Alpujarras pues, cuando su padre empieza a ejercer como magistrado sufre a lo largo de su carrera diversos traslados. Con todo, ella define esta etapa de su vida como un "lago de tranquilidad". En 1872, la familia se reúne en Puerto Rico. Dolores tiene 23 años y permanecerá en América hasta los 28. Empieza su contacto con los jesuitas. En Cuba muere su madre, su padre pide el retiro y vuelven a Madrid en 1877. En 1883 muere su padre y se reavivan sus luchas vocacionales. En 1896 empieza su actividad fuera de Madrid. Pese a la oposición de la Asociación, acepta fundar la Obra en Sevilla. En el año 1900 participa en una peregrinación a Roma por el Año Santo. El 24 de septiembre de 1901, en Loyola, después de unos Ejercicios Espirituales realizados junto con 8 compañeras, se levanta acta de fundación del "Instituto de Damas Catequistas" (hoy "Instituto Catequista Dolores Sopeña"), aunque la fundación oficial fue el 31 de octubre en Toledo. Una de sus grandes intuiciones fue fundar, al mismo tiempo, una Asociación civil, hoy llamada "Obra Social y Cultural Sopeña - OSCUS", que, en 1902, consigue el reconocimiento del gobierno. En 1905 recibe de la Santa Sede el Decretum laudis y, dos años más tarde, el 21 de noviembre de 1907, la aprobación de las Constituciones concedida directamente por S.S. Pío X. En pocos años, establece comunidades y Centros en las ciudades más industrializadas de entonces. En 1910 se celebra el primer Capítulo General y es reelegida Superiora General. En 1914 funda en Roma y en 1917 viajan las primeras Catequistas para abrir la primera casa en América, concretamente en Chile. Al año siguiente, el 10 de enero de 1918, Dolores Sopeña muere en Madrid con fama de santidad. El 23 de abril de 2002 se promulgó el Decreto de Aprobación del milagro que ha dado paso a su Beatificación.

-
Beata Laura Vicuña, niña. Nació en Santiago de Chile, el 5 de abril de 1891 y murió en Argentina el 22 de enero de 1904, a la edad de sólo 13 años. El Papa Juan Pablo II la beatificó el 3 de septiembre de 1988. Niña chilena que ofreció su vida para que su madre, que vivía en unión libre con un hombre malo y violento, lo dejara y volviera a sus prácticas de piedad. El Señor oyó sus oraciones y murió Laurita después de sufrir una enfermedad larga y penosa. Su madre se convirtió y, saliendo disfrazada de noche, logró escapar del hombre que la perseguía. Laura Vicuña ha seguido haciendo muchos milagros a los que le encomiendan sus necesidades. Su padre es un alto militar y jefe político de Chile. Una revolución derroca al gobierno y la familia Vicuña tiene que salir huyendo, desterrados a 500 kilómetros de la capital. Allá muere el papá y la familia queda en la miseria. Laura tiene apenas dos años cuando queda huérfana de padre. En 1900 Laura es internada en el colegio de las Hermanas Salesianas de María Auxiliadora en el colegio de Junín de los Andes. Señor Jesús: Tú que concediste a Laura Vicuña la gracia de ofrecer su vida por la salvación del alma de su propia madre, concédenos también a todos nosotros la gracia de obtener buenas obras, la conversión y salvación de muchos pecadores. Amén.

-
Beata Ana de los Ángeles Monteagudo, Ponce de León, religiosa, Perú, 1686. Nació en Arequipa el 26 de julio de 1602, hija del español Sebastián Monteagudo de la Jara y de la arequipeña Francisca Ponce de León.
Conforme a costumbres de la época, Ana fue internada por sus padres en el monasterio de Santa Catalina. Vuelta al hogar por decisión de sus padres, no le satisfacieron los halagos del mundo ni las perspectivas de un ventajoso matrimonio. Deseaba hacerse religiosa y lo puso en práctica ante la indignada reacción de sus padres. Soportó con paciencia y ánimo invicto las contrariedades y emprendió la senda de la perfección. En 1618 inicia el noviciado y añade a su nombre el apelativo "de los Ángeles". La aspereza de la vida conventual no la arredra. Vive con entusiasmo el ideal de Domingo de Guzmán y de Catalina de Siena. Con el tiempo llega a ser Maestra de novicias y Priora (1647). Acomete con energía la reforma del monasterio. Amonesta y corrige, anima y promueve. Además de las profesas, habitaban por esa época en el monasterio cerca de 300 personas, no todas imbuidas del deseo de perfección. La obra de Ana de los Ángeles chocó con oposiciones tenaces. Sor Ana atendió asimismo, abnegada y heroicamente, a las víctimas de una peste que azotó Arequipa. Tuvo altísima oración, esmerada perfección en las virtudes propias de la vida religiosa, serenidad y paciencia en los sufrimientos. Falleció el 10 de enero de 1686. Beatificada en Arequipa por Juan Pablo II en 1985.

-San Juan el Bueno, obispo de Milán, 659. La sede de la importante diócesis de Liguria había sido trasladada de Milán a Génova, a principios del siglo VII. San Juan Camilo, el Bueno, la restituyó a Milán. Sabemos que nuestro santo fue un gran defensor de la ortodoxia contra los monotelitas, y que tomó parte en el Concilio de Letrán, en 649. A estos datos se reducen las noticias que poseemos sobre él. El Martirologio Romano le conmemora el día de hoy. Su culto no parece haberse extendido sino en el siglo XII, cuando el arzobispo Ariberto descubrió sus reliquias. San Carlos Borromeo las trasladó en 1582. San Juan murió problemente el 3 de enero del año 660.

-San Marciano, sacerdote de Constantinopla, 489. Nació en Constantinopla, donde pasó toda su vida, en el seno de una familia emparentada con la del emperador Teodosio. Desde muy joven se entregó al servicio de Dios y a la caridad para con los pobres. El año 455 el patriarca Anatolio lo ordenó sacerdote, con lo cual Marciano se sintió más obligado aún a buscar la perfección. Fue acusado de hereje pero su mansedumbre y humildad triunfaron de todas las críticas y la persecución a que fue sometido sirvió para purificar aún más su alma. Murió el año cuatrocientos setenta y uno o cuatrocientos ochenta y nueve.

-San Guillermo, obispo de Bourges, Aquitania, 1209. Arzobispo y confesor, en Bourges en Aquitania, esclarecido en virtudes y milagros. Este santo se hizo eclesiástico para medrar, pero se convirtió, renunció a sus prebendas y se recluyó en la abadía de Grandmont y después en la de Chalis. Fue elegido obispo contra toda su voluntad. Orientó su labor hacia los pobres, los prisioneros y los enfermos abandonados. San Guillermo fue notable en la orden del Cister por su humildad y su mortificación. Designado, a pesar suyo, arzobispo de Bourges, redobló las austeridades porque tenía que expiar, según decía, sus propios pecados y los de su pueblo. Tal horror tenía por el pecado, que no podía ver que se ofendiese a Dios sin derramar un torrente de lágrimas. Murió en 1209. Si no tenemos bastantes lágrimas como para llorar los pecados de los demás, por 10 menos lloremos los nuestros. Su fama de santidad fue tal que el Papa Honorio III lo canonizó tan sólo ocho años después de su muerte.

-San Pedro de Orséolo (928-987) Llegó a ser dux de Venecia, cargo en el que desplegó un enorme talento administrativo al restaurar la paz pública, el templo de San Marcos y los barrios incendiados tras las guerras internas. Una noche desapareció sin dejar huella, y fue hasta Francia donde entró en la abadía de Rosellón y se hizo monje bajo un falso nombre. Allí pasó el resto de sus días entregado a la expiación y a la contemplación. La festividad de San Pedro Urseólo, confesor, en el monasterio de Cuxá; fue primero dux de Venecia, y después monje de la Órden de San Benito, esclarecido en piedad y doctrina; su festividad se celebra el día catorce de enero.

-San Milziade, Melchiade o Melquíades, papa, m. 314. San Melquíades: Africa; Julio 11, 311- Enero 11, 314. Nació en África. Elegido el 2.VII.311, murió el 2.I.314. Vio junto con el Emperador Constantino el triunfo del cristianismo que después de la visión "in hoc signo vices" se convirtió en "religión oficial del estado" con Tedosio. Empezó a usarse el pan bendito. Construyó la basílica de San Juan.
Su nombre está relacionado con el acontecimiento histórico-político más importante de la vida del Cristianismo de aquellos años: el edicto de Constantino, promulgado en Milán en el año 313, gracias al cual la religión cristiana podía profesarse libremente al igual que cualquier otra religión del imperio, sin más miedo a la persecuciones.
La libertad sancionada por la ley, junto con otras ayudas ofrecidas por la autoridad imperial permitió que la religión cristiana se expandiera desmesuradamente hasta invertir las proporciones anteriores respecto a la religión pagana. Muy pronto se convirtió en religión del Estado y entró por derecho y con pleno título en la historia del mundo. A sugerirle y hacerle madurar en Constantino la idea del edicto contribuyó seguramente la madre S. Elena y la hermana S. Constancia, ya cristianas, pero incidió aún más una consideración de oportunidad política.
Los cristianos ya eran demasiados y estaban presentes en todos los sectores de la vida social y política, desde los más bajos hasta los más altos. Constantino dio a Melquíades un templo de las ninfas en el palacio de los Letranes que fue transformado en baptisterio. A su lado hizo construir la basílica de S. Juan de Letrán.
Melquíades murió en el año 314. Está enterrado en la iglesia romana de S. Silvestre in Capite.
-San Nicanor, uno de los siete primeros discípulos, Chipre, s. I. San Nicanor, diácono, en la isla de Chipre, uno de los siete primeros de la Iglesia, el cual habiéndose aventajado en fe y en virtudes eminentes, recibió la corona del glorioso martirio.

-San Pablo, Este es el primer santo ermitaño de la Iglesia universal. Nació en Tebaida, Egipto, en el 230 y murió en el 342.
Tuvo la mala suerte de vivir en un período en el que los cristianos eran cazados y perseguidos como criminales contra la seguridad del Estado. Quedó huérfano a los 15 años, y su cuñado quiso enrolarlo en el ejército. A los 22, se fue al desierto para fortalecer su fe ante los combates que le aguardaban. El silencio y la soledad son los peligros mayores para un ser humano. Y sin embargo, para él constituyó el fruto más preciado de santidad.
En el desierto se aprende a confiar en Dios más que en el propio dinero o bienestar.Trabó una intensa amistad con san Antonio Abad. Llevaba muchos años sin haber visto a un ser humano. Mira, le dijo a su compañero, ahora va a tener el cuervo un problema. Hasta ahora me traía cada día pan para mí. Pero como somos dos, verás cómo Dios no nos abandona. Y efectivamente, el cuervo duplicó la ración que transportaba cada día. No les faltó nunca el pan y el agua cristalina de una fuente en pleno desierto. Ambos recibieron la ayuda de Dios durante 60 años, ya que cada día le enviaba pan mediante un pájaro. Pablo le predijo a Antonio el día de su muerte. Y así sucedió. Dos leones le ayudaron a enterrarlo. Pero ya antes le había dicho que fuera a su monasterio: "Vete a tu monasterio y me traes el manto que el gran san Atanasio te regaló. Quiero que me amortajen con ese manto". Cuando volvía de hacer el encargo, vio el alma de Pablo volando al cielo. Y Antonio exclamó: "Pablo, Pablo, ¿por qué te fuiste sin decirme adiós? San Antonio Abad le dijo a sus monjes: "Yo soy un pecador, pero en el desierto conocí a uno que era tan santo como un Juan Bautista: era Pablo el ermitaño". Su cuñado, ya antes de saber la muerte de Pablo, el muy descarado, al ver que Pablo se había largado al desierto, lo denunció a la autoridad para que todos los bienes pasasen a él. Murió a los 113 años. Se Celebra el 15 de enero.

-San Gregorio de Nisa. Obispo y Padre de la Iglesia. Nació entre 330-335 en Cesarea, Capadocia. Muere entre 395-400. Hermano menor de San Basilio el Grande y amigo de San Gregorio Nacianceno. Educado en Atenas. Influenciado por las obras de Orígenes y Platón. Se casó con Theosebeia. Profesor de retórica. Desilusionado con su vida de maestro, recibió el sacerdocio y se hizo ermitaño. Su madre y hermana ya vivían la vida monástica.
Fue obispo de Nisa, Armenia, en 372 y arzobispo de Sebaste.
Luchó contra la herejía ariana. Conocido por sus escritos sobre la contemplación y el misticismo cristiano, por sus exposiciones sobre las Sagradas Escrituras y teología de la Trinidad.
Fue uno de los líderes del Concilio de Constantinopla en 381 y del Concilio de Antioquía. Su pobre administración financiera causó que el gobernador lo acusara de robar la propiedad de la Iglesia y lo encarcelara. Se escapó pero fue depuesto por un sínodo de obispos en 376. Exilado dos años, fue después restaurado en su diócesis. Entre sus escritos: Catequesis, Explicación de los títulos de los salmos, sobre los niños, el destino, la perfección y que tipo de hombre el cristiano debe ser, la creación del hombre, la virginidad y otros.

-San Domiciano, obispo de Mitilene, en Armenia, que se esforzó por convertir a Cosroes, rey de los persas, 600.

-San Maurilo, ab. de Cahors, Francia, 580.

-Santa Sterina, virgen, en el monasterio de Faremontier, s. VII.

-San Petronio, obispo de Die, Francia. 463.

-Santa Aringa, virgen, en Toscana, 1310.

-San Aldo, ermitaño.

-San Arconzio, obispo, Viviers.

-Beato Benincasa, abad, Cava, 1194.

-Beato Egidio (Bernardino) di Bello, eremita franciscano.

-Beata Marchesina Luzi, virgen y mártir, 1510.

-San Petronio, obispo, Die.

-San Valerio, ermitaño.

-Venerable, María de la Concepción (Adele de Batz de Trenquellón), fundadora, Francia, 1828. Nació el 10 de junio de 1879, en el castillo de Trenquelléon, junto a Feugarolles (Lot-et-Garonne. Francia). Hija del barón Carlos de Batz y de su esposa Úrsula de Peyronnencq. En 1792 nace su hermano Carlos Policarpo.
En 1803 Adela recibe en Agen el sacramento de la confirmación de manos del monseñor Jacoupy, con Juana y Águeda Diché. Con Juana, cuatro años mayor que ella, entabla una amistad que durará toda la vida. Adela comienza a llevar una vida espiritual intensa, con un proyecto personal de vida y una fuerte actividad apostólica en la región, ayudada con amigas y algunos sacerdotes de la zona. El 5 de agosto de 1804, animadas por el señor Ducorneau fundan una Pequeña Asociación, de tipo espiritual y con intención evangelizadora. A partir de ese momento comienza además una intensa correspondencia epistolar con sus amigas (especialmente con Águeda Diché), que más tarde continuará, ya como religiosa.
Enferma desde el año 1825, muere en Agen el 10 de enero de 1828. Sus últimas palabras son para Jesucristo: "¡Hosanna al Hijo de David!". Fue declarada Venerable por la Iglesia en 1986, y la diócesis de Agen colocó su tumba en la capilla de Sainte Foy, dedicada a los santos de la región . Hoy las "Hijas de María Inmaculada" están extendidas por Europa, Asia, África y América, y forman parte de la Familia marianista.
Grupo "Vidas Santas" †
Mandame un E-Mail
Allan Sillie!!! Gracias por tu Ayuda, desde Venezuela!
Santos y Beatos del día Siguiente!
Beato Gregorio X, Papa
San Agatón, papa
San Gonzalo, dominico
Santa Francisca de Sales (Leónia Aviat)
Beata María Dolores Rodríguez Sopeña Ortega, fundadora
Beata Laura Vicuña, niña
Beata Ana de los Angeles Monteagudo, religiosa
San Marciano, sacerdote
San Guillermo de Bourges, obispo
San Pedro Orséolo
San Pablo, ermitaño
San Milziade o Melchiade, Papa
San Gregorio de Nizza, obispo
Venerable, María de la Concepción (Adele de Batz de Trenquellón)
Creditos, Fuentes y Agradecimientos. Que hacen posible armar el Santoral lo más completo posible, hemos consultado muchos libros y páginas Web, a todos y cada uno de ellos les dámos "Las Gracias"
San Domiciano, obispo de Mitilene
Santos y Beatos del día Anterior!
Buscando ésta Estampa... si la tienes envíamela!!!
Buscando ésta Estampa... si la tienes envíamela!!!