San Gregorio, obispo de Langres
Ir a Oremos Juntos
Pasar al Santoral...
-Nuestra Señora de Belén. Se celebra hoy la fiesta de la Santísima Virgen, bajo la advocación de Nuestra Señora de Belén. La celebración recuerda las circunstancias que hicieron que Jesús naciera en la ciudad de David, como lo había predicho el profeta Miqueas, a pesar de que María y José vivían en Nazaret, a unos 100 kilómetros de Belén. Esta fiesta se celebra de una manera especial en la antigua ciudad de Belén, en la provincia de Catamarca. Era entonces Obispo de Maracay, diócesis a la cual pertenece San Mateo, el Excmo. y Rvdmo. Sr. José Alí Lebrún, quien dio curso a la solicitud del Padre Gil y solicitó de la Santa Sede el favor de la Canónica Coronación. Su Santidad Juan XXIII, con fecha 13 de junio de 1962, dio el Breve concediendo la Canónica Coronación de la Virgen de Belén. Obtenido este singular beneficio y distinción, los tres años y seis meses y pico que separaban la anterior fecha con la del 31 de enero de 1965, día de la coronación, fueron dedicados a los preparativos tanto lejanos como próximos, para el éxito de tan insólito como extraordinario acontecimiento. Devoción de Venezuela.

-
Santa Isabel Ana Bayley Seton, viuda y fundadora, USA, 1821. La primera norteamericana, de canonización reciente (1975), es esta mujer que en su corta vida, cuarenta y tantos años, conoció situaciones tan distintas e imprevisibles; en los Estados Unidos de aquellos tiempos fue como un regalo insólito de la Providencia. Nace en Nueva York casi con la independencia del país, vive en un ambiente de fortísima tradición protestante y se casa con Richard Seton, fundando una familia en la que abundan la riqueza y la felicidad. En Baltimore, Seton, madre de cinco hijos, es una esposa ejemplar, respetable, entregada a sus deberes domésticos. De pronto se acumulan los desastres, la fortuna se evapora, el marido enferma gravemente y por fin muere en Italia tras un desesperado intento de recobrar la salud; y en Livorno los Filicchi, que habían mantenido relaciones comerciales con los Seton, acogen a la viuda, quien descubre así el catolicismo. Después de regresar a su patria, sus dudas religiosas se despejan súbitamente, y a pesar de que esta conversión escandaliza a los que la rodean, venciendo oposiciones que llegan a la amenaza se hace católica. "¡Oh, Dios mío, déjame descansar aquí!", exclama un miércoles de ceniza cuando en vez de ir al templo episcopaliano entra en la modesta iglesia de san Pedro de Baltimore. Aunque no tiene dinero y en medio de la hostilidad familiar ha de sacar adelante a cinco hijos, no es el descanso lo que elige, al contrario; en vez de replegarse, se dedica a aliviar los males ajenos, funda las Hermanas americanas de la Caridad y llena el país de colegios y hospitales. "Déjame descansar aquí" no se refería a estar cómoda.

-Beato Manuel González García, fundador, 1940. Obispo de Málaga y de Palencia, fue una figura significativa y relevante de la Iglesia española durante la primera mitad del siglo XX. Nació en Sevilla el 25 de febrero de 1877, en el seno de una familia humilde y profundamente religiosa. En este ambiente Manuel creció serenamente y con ilusiones, que no siempre pudo ver realizadas. También hay que destacar, durante todos los años de su actividad pastoral, la fecundidad de su pluma. Con estilo ágil, lleno de gracia andaluza y de unción, transmitió el amor a la Eucaristía, introdujo en la oración, formó catequistas, guió a los sacerdotes. Entre sus libros, destacamos: El abandono de los Sagrarios acompañados, Oremos en el Sagrario como se oraba en el Evangelio, Artes para ser apóstol, La gracia en la educación, Arte y liturgia, etc. Escritos que por su gran difusión se han recopilado en la reciente edición de sus Obras Completas. Los últimos años su salud empeora notablemente, prueba que vive de modo heroico, sin perder la sonrisa de su rostro siempre amable y acogedor, y la aceptación de los designios del Padre. El 4 de enero de 1940 entregó su alma al Señor y fue enterrado en la catedral de Palencia, donde podemos leer el epitafio que él mismo escribió: "Pido ser enterrado junto a un Sagrario, para que mis huesos, después de muerto, como mi lengua y mi pluma en vida, estén siempre diciendo a los que pasen: ¡Ahí está Jesús! ¡Ahí está! ¡No lo dejéis abandonado!". Su Santidad Juan Pablo II declaró sus virtudes heroicas el 6 de abril de 1998, y aprobó el milagro atribuido a su intercesión el 20 de diciembre de 1999.

-San Tito, Obispo de Creta (6 febrero), compañero de San Pablo hacia el año 100. El glorioso san Tito había nacido gentil y parece haber sido convertido por el apóstol san Pablo. Apenas recibió san Tito la luz de la fe y el conocimiento de los misterios y sacramentos de Jesucristo, comenzó a brillar con tales resplandores de santidad a los ojos de la Iglesia naciente, que mereció ser contado entre los discípulos más predilectos del grande Apóstol. Llámale el mismo san Pablo, su hermano en Cristo y compañero en sus trabajos; alaba con encarecimiento sus virtudes apostólicas, y en su "Llegada a Troa" dice que su corazón no descansaba, porque no había encontrado allí a su queridísimo hermano Tito; mas al fin, aquel Dios que es consolador, de los humildes, le había llenado de consolación con la venida de su deseado compañero. En el año 51 fue con san Pablo al Concilio que se celebró en Jerusalén con ocasión y sobre el asunto de los ritos mosaicos. Envióle san Pablo a Corinto para que apaciguase algunas disensiones que había en aquella Cristiandad; lo cual hizo san Tito con tan grande espíritu, que los delincuentes dieron cumplida satisfacción; y con tal desinterés, que no pudieron obtener de él que recibiese ninguno de los presentes que le hacían, ni aun para el sustento necesario. Otra vez volvió a Corinto para recoger las limosnas destinadas al socorro de la Iglesia de los hebreos, y con esta ocasión, despertó en el corazón de todos aquellos fieles, vivos deseos de ver a san Pablo, que los había engendrado en nuestro Señor Jesucristo. Volviendo el apóstol de Roma al oriente después de su primera prisión, se detuvo en la isla de Creta; para predicar en ella el Evangelio de Jesucristo: pero reclamando su presencia las necesidades de otras iglesias, ordenó obispo de aquélla isla a su muy amado discípulo Tito, para que llevase adelante la obra que con tan buen suceso había el apóstol comenzado. Mandóle que ordenase presbíteros en todas las ciudades de la isla, y le escribió una carta que comprende las reglas de la vida episcopal en que le exhortaba a gobernar la grey del Señor que el Espíritu Santo le había encomendado, con grande celo y entereza y al mismo tiempo con suavidad y dulzura. Muchos fueron los trabajos y fatigas que padeció por mar y por tierra para sembrar la semilla del Evangelio entre gentes de diversas lenguas y muy apartadas unas de otras. Gobernó, pues, san Tito aquella cristiandad conforme a la instrucción que le dio su maestro en su carta canónica; resplandeciendo como antorcha entre las tinieblas y errores de la idolatría hasta que, lleno de merecimientos, durmió en la paz del Señor a los noventa y cuatro años de edad, y fue sepultado en la misma iglesia en que había sido consagrado obispo por el apóstol san Pablo. Su sagrada cabeza fue llevada a Venecia y actualmente se venera en la basílica ducal de San Marcos.

-Santa Dafrosa mártir y esposa del mártir San Flaviano, bajo la misma persecución, Roma. Mujer fuerte, cristiana de cuerpo entero. Esposa y madre de familia que tiene bien grabado en su alma el principio y fin de su estado y su función: ganar el cielo para ella y para los suyos. Sí, es como si la vida consistiera en un desbaratarse en el ámbito del Amor. Primero a su marido y a sus hijos, luego al prójimo restante y al mundo, todo en el amplio ámbito de Dios que da sentido a los amores, sanos y nobles, pero con minúscula. Y como el amor lleva a darse en búsqueda del bien de quien se ama, ahí la vemos dejando su casa en Sevilla y emigrando a la cabeza del Imperio con toda su familia a la búsqueda de un bienestar mejor. Cuando se narra la vida y muerte de Dafrosa se habla de toda una familia mártir -también se afirma que sus hijas Demetria y Bibiana murieron mártires en Roma, en el 362- cuya fuente impulsora es la madre, firme, fuerte y muy capaz. Es curioso ver en la historia el papel de los aduladores del que manda. No fue precisamente el tiempo de Juliano uno de los que se caractericen por violenta persecución. El Apóstata sólo estuvo preocupado por la restauración en el Imperio del paganismo como religión oficial, al tiempo que mejoraba la administración e impulsaba la economía. Juliano no quiso mártires, sólo paganos. Pero, bien fuera por adulación, bien por odio a la fe, dicen que el prefecto Aproniano llevó esta familia a la muerte porque eran seguidores cabales Cristo, el Señor.

-Beata Ángela de Foligno, Italia († 1309). La ciudad de Foligno sufría una situación de transición y desconcierto. La Edad Media se apagaba y aparecían los primeros destellos del Renacimiento. Esta situación influirá mucho en la vida de Ángela. Pero la radical transformación influirá todavía más en su ciudad, hasta el punto de haber sido Ángela la que ha hecho famoso a Foligno. Nació allí en 1249, allí murió 60 años más tarde y allí se conservan sus venerables restos. De elevada posición, su familia poseía muchas riquezas. Se casó muy pronto y tuvo varios hijos. En sus años juveniles, y después como esposa y madre, llevó una vida licenciosa, llena de graves desvaríos, como después confesará amargamente. Fue hacia los 35 años cuando le llegó la prueba. En poco tiempo pierde a sus padres, a su esposo y a sus hijos. Siente una fuerte llamada de Dios a la conversión, fue caprichosa y casquivana, el escándalo de Foligno. Fue también la gran confidenta del Corazón de Jesús. "Un día fui penetrada de un amor tan ardiente al Corazón de Jesús que lo sentía en todos mis miembros. Veía que el Salvador abrazaba mi alma con sus brazos desclavados de la cruz. Parecía que mi alma entraba también en el Divino Corazón. Otras veces me invitaba a que acercara los labios a su costado y bebiese de la sangre que de él manaba". Recibió en su vida muchos regalos del Señor. Ella se preparaba con la más dócil disponibilidad. "Que nadie se excuse, advierte la Beata, con que no puede hallar la divina gracia, pues Dios la da a todos los que la desean". El papa Clemente XI aprobó el culto de la Beata el 30 de abril de 1707.

-San Gregorio, obispo de Langres, en Francia, 541. San Gregorio, obispo de Langres, no se contentó a con librar posesos y curar enfermos mientras vivió; en el momento en que llevaban a enterrar sus despojas mortales, hizo que se rompiesen las cadenas, de los prisioneros que se encontraban a su paso. Fue su vida una oración continua. En medio de la noche iba a la iglesia a orar a Dios, y, en llegando, abrían se las puertas por sí solas. Constituía su alimento un poco de pan de cebada y su bebida un poco de agua. ¡Qué fácil es dar cuenta a Dios de nuestros actos cuando hemos conformado nuestra vida con la que Él mismo vivió sobre la tierra! San Gregorio murió en el año 539. Oración: Os suplicamos, Dios todopoderoso, que esta solemnidad de San Gregorio, vuestro confesor y pontífice, aumente en nosotros el espíritu de piedad y el deseo de la salvación. Amén.

-San Rigoberto, obispo de Reims, 743. Después de haber sido abad de Orbais, fue designado arzobispo de Reims en Francia, era monje benedictino cuando fue elegido y ordenado Obispo en 696. Fue infatigable obrero en la casa del Señor; extirpó los abusos del santuario, y obligó al clero de su diócesis a vivir conforme a los sagrados Cánones. Consagró a los reyes de Francia Dagoberto II y Childerico III, y sacó de pila a Carlos Martel, hijo de Pepino, que después lo destituyó de su sede y lo desterró a Gascuña poniendo en su lugar al abad Milon, que estaba ya usurpando la sede de Tréveris. Muerto Carlos Martel en 741, Milon fue arrojado de la silla de Reims por las censuras del Papa Zacarías, y repuesto Rigoberto en su lugar debido a un compromiso con la Iglesia, murió tranquilo y santamente en Reims el día 4 de enero del año 749 o 743. Su paciencia en las pruebas y su amor a la oración y al retiro le ganaron fama de santidad.

-Santa Farailda de Gand, virgen, 740. Hay muchos detalles extremadamente confusos e improbables en las relaciones que han llegado hasta nosotros de la vida de esta santa belga, y es difícil determinar hasta qué punto la leyenda se basa en hechos históricos. El rasgo principal parece ser que, si bien había consagrado secretamente su virginidad a Dios, sus padres la casaron, sin pedirle su consentimiento, con un rico pretendiente. Decidida a guardar su voto, se negó a vivir maritalmente con él, lo cual incitó a su esposo a tratarla con brutalidad. Pero Dios velaba por ella y la protegió, hasta la muerte de su marido. Apenas conocemos otros datos de su vida, fuera de los milagros y de las numerosas traslaciones de su cuerpo. Sin embargo, está fuera de duda que adquirió gran fama en Flandes y que su culto ofrece abundante material a los especialistas del folklore. En Flandes es conocida generalmente bajo los nombres de Varelde o Verilde. Las imágenes la representan frecuentemente con un ganso, con un gato, o llevando unas piezas de pan. El ganso se refiere probablemente a la leyenda, atribuida también a Santa Verburga, de que devolvió la vida y las plumas a un ganso ya cocinado. Pero no es imposible que se refiera más bien al nombre de la ciudad en que reposan los restos de la santa, ya que Gante, en flamenco, significa ganso. Las piezas de pan hacen alusión al milagro acontecido junto a su tumba: según cuenta la leyenda, una mujer que había rehusado compartir su pan con un mendigo, diciéndole que no tenía, vio sus panes convertirse en piedras. También se cuenta que Santa Feraílda hizo brotar una fuente en Bruay, cerca de Valenciennes, para calmar la sed de los que cosechaban su campo. El pueblo afirma que el agua de esa fuente es muy eficaz contra las enfermedades de los niños, y las madres encomiendan la salud de sus hijos a nuestra santa.

-Beato Rogelio Ellant, monje, 1160. El Beato Rogelio de Ellant debe su nombre al monasterio de Ellant, en la diócesis de Reims, fundado por él mismo en el siglo XII. Era inglés de nacimiento, pero fue en Francia donde entró en el monasterio cisterciense de Larroy, en Berry. Se distinguió por su pobreza y por el exacto cumplimiento de la regla. Sus superiores le escogieron para construir un nuevo monasterio en Ellant. Ejercitó particularmente la caridad entre los pobres y los enfermos. Una capilla de la iglesia abacial, en la que reposa su cuerpo, fue consagrada a su culto. Murió el 4 de enero de 1160.

-Santa Cristiana de Santa Cruz (Oringa Menaboui), Italia, 1310. Nació en Santa Croce sull'Arno (Pistoya, Italia) entre 1237 y 1240. Amante de la pureza ya desde la infancia, trató de conservar mente y corazón siempre limpios, y darse a la práctica de pequeñas obras de misericordia. La oración mantenía a la pastorcita distante del mundo, sobre todo cuando sola en el campo, mientras cuidaba el ganado, sentía en torno a sí "el hálito de Dios". Favorecida con dones extraordinarios y carismas, como el discernimiento de espíritus, e insigne por su humildad, pureza de vida y caridad con todos, devota de la Inmaculada Concepción de María, en 1310, después de tres años de indecibles sufrimientos, Cristiana se durmió sonriente en brazos del Señor. Fue sepultada en la pequeña iglesia del monasterio que ella consiguió convertir en prestigioso centro de espiritualidad. Su culto fue confirmado por Pío VI el 15 de junio de 1776.

-San Mávilo, mártir, Adrurmeto, ciudad de Africa. 203. La conmemoración de San Mavilo, mártir, en Adrumeto de Africa, al cual condenó a las bestias el cruelísimo presidente Escápula en la persecución del Emperador Severo; y de esta suerte alcanzó la corona del martirio.

-Santos Hermes, Ageo y Cayo. mártires en Bolonia bajo Maximiano, 304.

-Santos Aquilino. Gémino, Eugenio, Marciano, Quinto, Teodoro, Trifón, mártires, en Africa, bajo la persecución de los vándalos, s. V.

-San Ferreolo, ab. de Uzés, ciudad de Francia, autor de una Regla de monjes que se conserva todavia, 581.

-San Esteban de Bourg, en Belley. Francia, uno de los fundadores de la gran Cartuja.

-Santos Prisco, Prisciliano y Benedicta, mártires de la persecución de Juliano el Apóstata, 362.

-Beato Tomás Pluntree, sacerdote y mártir.

-San Rigomero, obispo.

-San Abruncolo, obispo.

-Venerable Giuseppe Bedetti Religioso, Bologna, 23 julio 1799 - 4 enero 1889.

Venerable, María Diomira del Verbo Encarnado (María Teresa Serri), 1768.
Grupo "Vidas Santas" †
San Rigoberto, obispo de Reims, 743
Beata Ángela de Foligno
Santa Dafrosa, mártir
San Tito, Obispo de Creta
Beato Manuel González García, fundador
Santa Isabel Ana Bayley Seton
Nuestra Señora de Belén
Beato Rogelio de Ellant
Santa Cristiana de Santa Cruz (Oringa Menaboui)
Venerable Giuseppe Bedetti Religioso
Mandame un E-Mail
Allan Sillie!!! Gracias por tu Ayuda, desde Venezuela!
Santos y Beatos del día Siguiente!
Creditos, Fuentes y Agradecimientos. Que hacen posible armar el Santoral lo más completo posible, hemos consultado muchos libros y páginas Web, a todos y cada uno de ellos les dámos "Las Gracias"
Buscando ésta Estampa... si la tienes envíamela!!!
Buscando ésta Estampa... si la tienes envíamela!!!
Santos y Beatos del día Anterior!
Buscando ésta Estampa... si la tienes envíamela!!!
Santa Farailda de Gand
Santa Farailda de Gand, Relicario de madera, del siglo XVII, con las reliquias de S. Farailda