Santa Verónica, que enjugó el rostro de Jesús
Beata María Ana Rivier, fundadora
Ir a Oremos Juntos
Pasar al Santoral...
-Nuestra Señora de la Concepción de Suyapa, Patrona de Honduras. La imagen de la Madre de Dios que más se venera en Honduras es la de Nuestra Señora de la Concepción de Suyapa. El culto a la patrona de Honduras comenzó un sábado de febrero de 1747, cuando su imagen fue des cubierta por unos indios que, sorprendidos por la noche al regresar de su trabajo, decidieron quedarse a dormir junto al camino. El jefe del grupo estaba tomando sus disposiciones y limpiando el terreno, para acomodar a sus hombres, cuando tocó con su mano un objeto duró despertó su curiosidad. Lo desenterró a tientas y, al día siguiente, pudo ver que se trataba de una pequeña estatua de la Virgen María. Asombrados por el hallazgo, los indios se apresuraron a llevar la imagen a la vecina aldea de Suyapa, donde en seguida se ganó la veneración de todos los indígenas. Se dice que la imagen comenzó a obrar milagros y así, su fama se extendió rápidamente. Se le erigió una ermita que, poco a poco, se convirtió en el pequeño y concurrido templo que hoy existe. La estatuita no mide más que seis centímetros y medio de alto. Le sirve de pedestal un globo de plata de cinco centímetros. Con el manto y los vestidos que la adornan, llega a una altura de quince centímetros. Monseñor Hombach, arzobispo de Tegucigalpa obtuvo de la Santa Sede que esta imagen fuera declarada Patrona de Honduras y que su fiesta, con misa y oficio propios, se celebrara el día 3 de febrero.

-San Blas, obispo y mártir, gran taumaturgo, Sebaste, Armenia, 316, persecución de Licinio. Entre sus milagros se cuenta el haber librado de ahogarse a un joven que estaba atragantado con una espina de pez. En consecuencia, se le escogió como patrono contra el mal de garganta. San Blas nació en medio de una familia acaudalada y de padres nobles; fue educado cristianamente y se consagró como Obispo cuando todavía era muy joven. Al comenzar la persecución a los cristianos, por inspiración divina, se retiró a una cueva en las montañas, frecuentada por fieras salvajes, a quienes el santo los atendía y curaba cuando estaban enfermos. Poco después, unos cazadores fueron en busca de estos animales para el anfiteatro, pero San Blas los espantó y entonces fue capturado. Al enterarse que era cristiano, fue conducido ante el gobernador Agrícola, quien lo mandó a azotar y encerrar en un calabozo, privado de alimentos. Luego, fue torturado para que renegara de su fe, pero el santo se mantuvo firme por lo que se dio orden de ser decapitado.

-San Anscario (Oscar), apóstol de Dinamarca y Suecia, Brema, 865. San Oscar, es el gran "apóstol de los países escandinavos". Se le llama en latín Anscario. Interesadamente tendemos a pensar que Dios tendría que favorecer de modo rápido y visible, con cierta espectacularidad, la buena causa del apostolado, pero a menudo todo va por caminos mucho más indirectos y misteriosos. San Anscario, que lo sabía, es el evangelizador que no se desespera por sufrir reveses que se parecen al fracaso. Nunca perdió Oscar - de quien se ha podido decir que era "apóstol por fuera y monje por dentro" - su entusiasmo, a pesar de los escasos resultados de su actuación en esta difícil tarea, que llevó a cabo primero como obispo de Hamburgo y luego de Brema. A pesar de sus milagros (según él, el mayor milagro que podía hacer Dios era convertirle en un hombre bueno), aparentemente no había conseguido nada, pero no pide explicaciones a la Providencia y sin duda sabe que los grandes logros históricos no son nada vistos desde la eternidad. ¿Qué iba a hacer Dios con su esfuerzo, dejar que se perdiera o hacerlo fructificar siglos después (como sucedió)? El santo al acogerse a la fe no tiene problemas de amor propio ni de currículum.

-San Celerino, mártir, Africa, 280. Celerino era originario de Roma y pertenecía a una familia de mártires (ver Laurentino, etc., en el Martirologio Romano de este día). En el comienzo de la persecución de Decio y siendo aún muy joven, fue detenido como soldado de Cristo. Le llevaron al tribunal donde el mismo Decio debía de juzgarlo, por lo que se esperaba una sentencia muy severa. Sin embargo, el emperador, conmovido tal vez por la juventud, el valor y la audaz franqueza de Celerino, le concedió la libertad, después de diecinueve días de prisión y de torturas. El joven llevaba sobre su cuerpo las señales imborrables de sus tormentos. El día 3 de febrero, la Iglesia honra su memoria como la de un santo confesor de Jesucristo. Algunos han confundido a nuestro santo con otro Celerino, uno de los clérigos romanos, enredado en el cisma Novaciano. Pero esta defección no habría pasado inadvertida al obispo Cipriano y seguramente habría provocado las reconvenciones del prelado, en vez de los elogios que se le tributaron. Se puede considerar a Celerino como mártir, en razón de los tormentos que soportó en la prisión.

-San Lorenzo, obispo, Espoleto. San Lorenzo formaba parte de un grupo de trescientas personas que fueron obligadas a abandonar Siria en 514, cuando Severo, el patriarca hereje de Antioquía, emprendió una persecución contra los católicos. Los prófugos se refugiaron en Italia y el Papa, San Hormisdas, ordenó sacerdotes a algunos de ellos, entre los que figuraba nuestro santo, que muy pronto fue enviado a predicar en Umbría. Por su fama de conciliador, el Papa lo envió a Bolonia, dividida por bandos en disputa, y el enviado consiguió restablecer la paz. San Lorenzo fue llamado "el Esclarecedor" porque estaba tan lleno de luz divina, que parecía dotado de un don especial que le permitía curar la ceguera, tanto física como espiritual. Después de veinte años obtuvo permiso de renunciar a su cargo, y fundó el monasterio de Farfa, del cual fue abad hasta su muerte.

-Santa Margarita de Inglaterra, virgen. La urna que contenía el cuerpo de Santa Margarita, era la gloria de la Iglesia de las religiosas cistercienses de Seauve Bénite, en la diócesis de Puy-en- Velar, que antiguamente la guardaban y constituía la atracción para innumerables visitantes de toda la comarca. La antigua edición de "Gallia Christiana y Dom Beaunier, el monje maurista, confirman la tradición de que Margarita era inglesa y que su sepulcro era famoso por los milagros que en él se obraban. Por otro lado, en una antigua biografía francesa, se le describe como una noble húngara. En el colegio jesuita de Clermont, en París, se conservaba una copia del manuscrito. La madre de Margarita, quien probablemente era de descendencia inglesa, llevó a su hija en una peregrinación a Tierra Santa y ambas se entregaron allá a la oración y la penitencia, primero en Jerusalén, luego en Belén. Después que Santa Margarita enterró a su madre en Tierra Santa, hizo una peregrinación a Montserrat, en España, y después al santuario de Nuestra Señora, en Puy.  Posteriormente, se retiró al monasterio cisterciense de Seauve Bénite, donde terminó sus días.

-
Santa María de San Ignacio (Claudina Thévenet), fundadora, Francia, 1837. La segunda de una familia de siete hijos, nace en Lyon el 30 de marzo de 1774. "Glady", como se la llama familiarmente, ejerce muy pronto una bienhechora influencia sobre sus hermanos y hermanas porque su bondad, delicadeza y olvido propio la llevan a complacer siempre a los demás. El encuentro con un santo sacerdote, el Padre Andrés Coindre, le ayudará a conocer la voluntad de Dios sobre ella y será decisivo en la orientación de su vida. En el atrio de la iglesia de San Nizier, el Padre Coindre había encontrado dos niñas pequeñas abandonadas y temblando de frío. Las condujo a Claudina quien no vaciló en ocuparse de ellas.  El 31 de julio de 1818 el Señor se deja oír por la voz del Padre Coindre: "hay que formar una comunidad. Dios te ha elegido" dijo a Claudina. Y así, el 6 de octubre de ese mismo año, se funda la Congregación de Religiosas de Jesús-María, en Pierres-Plantées, sobre la colina de la Croix Rousse. En 1820 la naciente Congregación se instalará en Fourviére (frente al célebre santuario) en un terreno adquirido a la familia Jaricot. En 1823 obtiene la aprobación canónica para la Diócesis del Puy y en 1825 para la de Lyon. El insigne valor de la Fundadora no se deja intimidar por la adversidad, al contrario, emprende con audacia nuevas construcciones, entre ellas la de la Capilla de la Casa Madre, al mismo tiempo que se entrega a la redacción de las Constituciones de la Congregación. Las estaba ultimando cuando, a sus 63 años, la muerte llamó a su puerta. Era el 3 de febrero de 1837. Es beatificada en 1981 y canonizada en 1993.

-Santos Simeón y Ana. Eran dos ancianos que servían en el Templo de Jerusalén y tuvieron el privilegio de conocer a Jesús hace poco nacido. Lo cuenta el evangelista San Lucas en el capítulo 2, donde dice que al ver al Niño, Simeón exclamó: "¡Ahora, Señor, puedes dejar que tu servidor muera en paz, porque mis ojos han visto la salvación!". De Ana, dice que era profetiza y que tenía 84 años. Al ver al Niño "se puso a dar gracias a Dios y hablaba del Niño Jesús a todos los que esperaban la redención" En el evangelio de Lucas nos presenta relacionados con la primera infancia de Jesús, acogiendo al niño en el templo y bendiciendo a Dios por él. El encuentro tiene un encanto especial. Por un lado los padres, María y José con el niño, acercándose piadosamente a cumplir lo que mandaba la ley, y por otro, Simeón y Ana, dos ancianos que acogen al niño reconociendo en él la salvación de Dios. Vamos a introducirnos en esta bella escena, desde lo que nos cuenta Lucas, profundizando en su significado para Israel y para nosotros. Por fuerza aquí sólo os brindo unas ideas, si valen, para que cada uno "rumie" y digiera el texto a su manera. La mejor tradición de la Lectio Divina (lectura pausada, orante de la Escritura) nos invita a ir desde lo externo a lo interno del texto. Desde la lectura pausada del texto, saboreando cada frase, cada palabra (leer el texto varias veces, si se quiere, en voz alta), a ir, poco a poco, entrando tú mismo en la escena, tomando posición, deteniéndote, recreándote en alguna palabra o imagen que llame tu atención, pero siempre, esto es muy importante, sin querer llegar a ningún punto que previamente te hayas marcado, ni siquiera es necesario leer todo el texto; es clave, no tener prisa, hacerte capacidad, respirando hondo y suave para que todo tu ser se abra a la sorpresa de este texto, y más que un texto, a la revelación que Dios mismo quiera comunicarte, si quiere. Es un paseo por la escena, como le gustaba hacer a Santa Teresa en su oración entrando a palpar ella misma la humanidad de Jesús con todo su ser, a escuchar, mirar -dejarse mirar, estar con Él. Leer así la Biblia es "inútil ", y, curiosamente, más nutritiva.

-Santa Verónica, que enjugó el rostro de Jesús. Se la supone muerta en Burdeos. En varias regiones de Christendom es honorada bajo este nombre una piadosa matrona de Jerusalén, quien durante la pasión de Cristo, como una de las santas mujeres que le acompañó al Calvario, le ofreció una toalla, en la cual quedó la impresión de su rostro. Ella fue a Roma llevando consigo la imagen de Cristo, la que fue expuesta a la veneración pública. Se trata de reliquias similares a las de la Santísima Virgen, que son veneradas en varias iglesias de occidente. La creencia en la existencia de auténticas imágenes de Cristo está relacionada con la vieja leyenda de Abgar de Edessa y del escrito apócrifo conocido como “Mors Pilati”. A fin de distinguir en Roma la imagen más antigua y mejor conocida, se le denominó la de “vera icon” (la de la “verdadera imagen”) lo que en el lenguaje ordinario se transformó en verónica. Es por tanto mencionado en varios textos medievales, por los bolandistas (i.e. en un viejo Misal de Augsburg, el que contiene una misa “De S. Veronica seu Vultus Domini”) y de Mateo de Westminster que habla de la impresión de la imagen del Salvador, la que es reconocida como Veronica: "Effigies Domenici vultus quae Veronica nuncupatur". En varios sentidos, la imaginación popular mal entendió la palabra por el nombre de una persona y la adjuntó a varias leyendas, las que varían dependiendo del país de que se trate. Algunas veces se le ha confundido con la piadosa mujer, que de acuerdo con Gregorio de Tours, llevó al vecindario del pueblo de Bazas, algunas gotas de sangre de Juan el Bautista, en cuyo acto de decapitación ella estuvo presente.

-Beato Juan Nelson, mártir. Juan Nelson fue hijo de Sir N. Nelson, señor de Skelton, en Yorkshire. A la edad de cuarenta años, habiendo oído acerca del colegio de estudios superiores de Douai y con la esperanza de servir a su patria, fue a estudiar a él y recibió la ordenación sacerdotal en 1576. El mismo año, fue enviado a la misión inglesa, y fue aprehendido y encarcelado en Londres por ser católico. Fue juzgado y condenado a muerte por negarse a prestar el juramento de la supremacía de la reina Isabel. Lo llevaron en una carreta de Newgate a Tyburn, donde lo ahorcaron, le sacaron las entrañas y lo descuartizaron. El P. Nelson había sido admitido a la Compañía de Jesús poco antes de su aprehensión.

-Beata María Ana Rivier, fundadora, Francia, 1838. Nació en Montpezat, Arreche, Francia; quedó inválida desde pequeña, a consecuencia de una caída. Antes de cumplir cinco años sintió el deseo de dar a conocer a Jesús y María a otras niñas, y juró ante el altar una promesa: "Virgen Santísima, cúrame y te traeré niñas, les daré clase y les diré que te amen". El 8 de septiembre, conmemoración de la natividad de la santísima Virgen María: la pequeña sanó. Cumplió la promesa. Cursó estudios interna en el colegio de las religiosas de Santa Juana de Lestonnac. A los 18 años estableció un colegio en Montpezat. Fundó en Thueyts su primer convento en memoria de la santísima Virgen María, título que dio a su congregación. Las vocaciones aumentaron e inauguraron, en Bourg-Saint-Andeol, la Casa Generalicia y un año después la Regla de su instituto fue aprobada por la Iglesia. Su obra se propagó en Viviers, Suiza. Actualmente, con más de 1500 religiosas se encuentra en Canadá, Norteamérica, Europa, Japón, Filipinas y América del Sur. María entregó su alma en la Casa Generalicia. Juan Pablo II la beatificó en 1982.

-Beata María Virgo Stollenwerk (Elena), cofundadora y religiosa, Alemania, 1900. Nació el 28 de noviembre de 1852 en Alemania, hija y heredera de un acomodado agricultor. Su deseo de unirse a la obra misionera emprendida por el sacerdote Arnoldo Janssen, la llevó a ingresar a la Casa Misional de Steyl en 1882. En 1889, participa  -junto con Josefa Hendrina Stenmanns-  en la fundación de las Hermanas Misioneras  Siervas del Espíritu Santo. En 1898, el P. Arnoldo Janssen le pide que ingrese a la Congregación de las Hermanas Siervas del Espíritu Santo de la Adoración Perpetua, fundada el 8 de diciembre de 1896. obra que iba a ser consolidada definitivamente por su sucesora: María Micaela Tönnies. El 3 de febrero de 1900 partió de esta tierra a su destino definitivo. Su vida religiosa se caracterizó por una relación viva y profunda con el Espíritu Santo y su entrañable amor a Jesús Sacramentado. El 7 de mayo de 1995, la Hermana María Elena fue proclamada Beata, por Juan Pablo II.

-San Adelino, abad de Celles, diócesis de Lieja, 696.

-San Azarias, profeta, que vivió en tiempo de Asa, rey de Judá.

-Santa Berlinda de Meerbeke.

-San Elinando, monje de Froidmond, diócesis de Beauvais, 1237.

-Santos Félix, Sinfronio, Hipólito y sus compañeros, también en Africa.

-Santos Laurentino e Ignacio, tíos de San Celerino, y Santa Celerina, su abuela. Una carta de San Cipriano habla de estos confesores de la fe.

-San Liafdag, obispo de Ripen, la ciudad más antigua de Dinamarca, y mártir, 980.

-Santos Lupicino y Félix, obispos, Lyón, s. III.

-San Remedio, obispo, Gap. Francia, s. II.

-San Tigrido o Tigidio, obispo, Gap. Francia, s. II.

-Santa Secundida, virgen y mártir, Maguncia, 257.

-Santa Wereburga, virgen, abadesa, hija del rey de Mercia, Chéster, Inglaterra, s. VII.
Grupo "Vidas Santas" †
Mandame un E-Mail
Allan Sillie!!! Gracias por tu Ayuda, desde Venezuela!
Santos y Beatos del día Siguiente!
Creditos, Fuentes y Agradecimientos. Que hacen posible armar el Santoral lo más completo posible, hemos consultado muchos libros y páginas Web, a todos y cada uno de ellos les dámos "Las Gracias"
Santos y Beatos del día Anterior!
Buscando ésta Estampa... si la tienes envíamela!!!
Buscando ésta Estampa... si la tienes envíamela!!!
Buscando ésta Estampa... si la tienes envíamela!!!
Buscando ésta Estampa... si la tienes envíamela!!!
Nuestra Señora de la Concepción de Suyapa
San Blas, obispo y mártir
Buscando ésta Estampa... si la tienes envíamela!!!
San Simeón de Jerusalén
Santa Ana de Jerusalén
Beata María Virgo Stollenwerk
Santa Wereburga, virgen
Santa María de San Ignacio (Claudina Thévenet)
San Anscario (Oscar), apóstol de Dinamarca
Buscando ésta Estampa... si la tienes envíamela!!!
Buscando ésta Estampa... si la tienes envíamela!!!