Según se decía, desde el año de 1929 se habían hecho unos "arreglos" para que la pesadilla de la persecución terminase; arreglos en los cuales el propio presidente de la República, don Emilio Portes Gil, se había comprometido a que toda esa barbarie tocara fondo.
Era ya el período presidencial de don Lázaro Cárdenas. Había transcurrido otro anterior con don Abelardo Rodríguez.
 
San Pedro de Jesús Maldonado Lucero
¿Había ya terminado la persecución religiosa?

Era el mes de febrero de 1937. Desde la presidencia municipal del pueblo de Santa Isabel, en el estado de Chihuahua, se dejaba escuchar fuerte barullo enriquecido con algunos gritos, con palabras malsonantes, insultos, etc.
Ocurría que un grupo de soldados golpeaba sin misericordia a un indefenso sacerdote.
Santos y Beatos Latino Americanos y de Las Américas
Permaneció algunos días en El Paso, pero "su corazón estaba en su parroquia y no pudiendo soportar más, pidió reiteradamente a su Prelado le permitiera regresar porque le consumía el pensar que sus feligreses se hallaban solos, y sus ovejas sin pastor". Por fin, temiendo por su vida, el Sr. Obispo le permitió regresar.

En 1934, el Padre Maldonado fue nuevamente detenido, amenazado y maltratado por la policía. Inclusive lo amenazaron de muerte, razón que tuvo para dirigirse a El Paso, Texas, asombrando al  mismo tiempo a sus perseguidores por su entereza y valor.

En el destierro edificó a sus hermanos sacerdotes por la actitud de su proceder y pensar siempre congruentes, por su humildad y espíritu de oración.

Tan pronto como le fue posible, aun temiendo por su vida, regresó a la parroquia de Santa Isabel, luego de pasar enfermo unas semanas en la ciudad de Chihuahua, con unas fiebres que lo tuvieron postrado.

Todavía convaleciente fue al lado de su feligresía. Por todas partes impartía los sacramentos, celebraba la Santa Misa, daba instrucción religiosa, dirigía y orientaba a sus fieles.

Pero en Santa Isabel no pudo continuar su trabajo. De allí se dirigió al rancho de "El Pino", en donde permaneció un año, hasta que en 1936 decidió quedarse en un poblado cerca de Santa Isabel, llamado Boquilla del Río, donde una heroica familia cristiana convirtió su casa en oratorio, en la que casi públicamente celebraba los actos de culto. Inclusive, con no pocas dificultades, la Cuaresma de 1937 se celebró ahí con solemnidad.
Mártir Mexicano
1892 - 1937
Febrero 11
No obstante, en Chihuahua fue menos dura gracias a que las autoridades se comportaron algo más inteligentes, lo que no quitó que el Padre Pedro de Jesús tuviera que abandonar el edificio parroquial y ejercer su ministerio desde fuera, escondiéndose de las autoridades civiles y militares.

De 1929 a 1934 pudo dedicarse con celo a cimentar la fe de sus feligreses, a fomentar la devoción al Santísimo Sacramento y a la Santísima Virgen María; el respeto al Santo Padre y a los legítimos pastores de la Iglesia, a la vez que trataba de liberarlos de errores y vicios.

Pero en 1931 estalla una nueva racha de persecución aún más terrible que la anterior precisamente en Chihuahua. El pretexto era hacer cumplir los preceptos hostiles para quedar bien con el Presidente Lázaro Cárdenas, quien trataba de intensificar la enseñanza socialista y comunista en las escuelas.

Por tanto, se desató una encarnizada persecución en contra de los sacerdotes.
Se cerraron de nuevo los templos, se obligó a los maestros a firmar declaraciones y adhesiones impías y se prohibieron, desde luego, las manifestaciones de protesta.

El 14 de marzo de 1932 el Padre Maldonado fue detenido por orden del gobierno; un testigo declara:

"Me contaba el Padre Pedro que lo llevaron de noche por lugares fuera de la ciudad y lo bajaban del automóvil formándole cuadro de fusilamiento... Se lo llevaron a El Paso, Texas, USA... y le dijeron:
<cuidadito y regreses a México, ya sabes lo que te espera>".
El señor Jesús Salcido las recogió y se las dio al Padre Maldonado diciéndole: "Cómete eso". Esta última comunión, de manos de sus propios verdugos, fue como respuesta a lo que el Padre Maldonado había pedido a Dios en una Hora Santa celebrada tiempo atrás: que le concediera recibir la Sagrada Comunión en sus últimos momentos.

Los esbirros siguieron golpeándolo a puntapiés y con las culatas de los rifles. El Padre Maldonado quedó inconsciente, en estado de coma, bañado con su inocente sangre.

Unas mujeres consiguieron un carro que les llevara a Chihuahua para pedir garantías al gobernador, quien se limitó a enviar una comisión de la policía para que recogiera al herido. Cuando éstos llegaron a Santa Isabel el Padre Maldonado permanecía tirado en el piso, moribundo, lleno de golpes en la cabeza, cara, brazos, espalda y en todo el cuerpo. Los policías levantaron un acta haciendo constatar el estado en que lo recibían para que, si se les moría en el camino, no los culpara a ellos. Lo echaron en la camioneta y se lo llevaron a Chihuahua.

Llegando a la ciudad lo entregaron a la dirección del Hospital Civil. El señor obispo Antonio Guizar y Valencia, al saber lo ocurrido, envió al padre Espino (después nombrado obispo) y al padre Sixto Gutiérrez para que se enteraran del estado del Padre Maldonado y vieran qué se podía hacer.
Se dedicó con entusiasmo a la catequesis de niños. El Padre Maldonado era todo un artista, cantaba, representaba actos teatrales y escénicos y con ello atraía a todo mundo, pero también atendió con largueza su ministerio reorganizando las asociaciones que había y fundó nuevos grupos de apostolado, cofradías y comunidades piadosas.

Se incrementaron la Adoración Nocturna y la Adoración Perpetua al Santísimo Sacramento. Fomentó el amor y la devoción a la Santísima Virgen por medio de la asociación "Hijas de María" y demás asociaciones marianas. Era apóstol incansable con tal de ganarse a todos para Cristo.

En 1926 se desató la persecución religiosa, se suspendió el culto público, se cerraron templos, seminarios y escuelas, murieron varios sacerdotes y cristeros en la desigual lucha por la libertad religiosa que vino a concluir en 1929 con los "arreglos" del presidente Portes Gil.
A las seis de la tarde se inició la procesión fúnebre: los sacerdotes y militares de personas de todas las clases sociales caminaban a pie, iban carros particulares y todos los carros de alquiler de la ciudad.

En el trayecto al Cementerio de Dolores, distante poco más de ocho kilómetros de la ciudad, se rezó el rosario y se entonaron cantos religiosos y vivas a Cristo Rey, a la Santísima Virgen de Guadalupe y al Papa.

El ataúd fue colocado en un lote de la familia Enríquez. Mas tarde se hizo el diseño de un sencillo monumento, y en él la inscripción:
En la muerte de cada uno de Nuestros Santos Mártires aparecen teológicamente con claridad todos los requisitos del martirio:

"Morir por la fe,
el tirano obró por odio a la fe y
los Santos Mártires confesaron su fe
y aceptaron su muerte".

¡San Pedro de Jesús Maldonado Lucero,
ruega por nosotros!
¿Cuál era, entonces, la saña contra un cura que nada debía?
¿Era que la persecución se reanudaba?


Quizás lo que ocurría era que tal fobia contra la Iglesia Católica continuaba, aunque con mayor discreción, para evitar problemas de índole política, pero la idea de terminar de una vez por todas con la Iglesia y sus fieles, no había cejado.

Aquel pobre clérigo, postrado en el piso, sin sentido, prácticamente agonizante, era el Padre
Pedro de Jesús Maldonado Lucero.
Su ordenación sacerdotal tuvo lugar en 1918, en El Paso, Texas, pues el obispo de Chihuahua estaba enfermo en ese tiempo, por lo cual fue el señor obispo Antonio J. Schuler, S.J., quien el día 25 de enero de 1918 le impuso las manos.

Su primera misa la cantó en la ciudad de Chihuahua, en la parroquia de la Sagrada Familia, el 11 de febrero, festividad de la Virgen de Lourdes.
Lo destinaron de inmediato a San Nicolás de Carretas, atendiendo también pueblos como Cusihuiriachi y Jiménez. El 1 de enero de 1924 se le nombró párroco de Santa Isabel donde estuvo hasta su muerte, en 1937.
Llegaron a la presidencia. El Padre Maldonado entró, pero los que estaban esperando impidieron que pasara la gente que venía acompañándolo. Al entrar el presidente municipal lo tomó de los cabellos y le propinó un fuerte golpe. Al llegar al segundo piso de la presidencia municipal, Andrés Rivera, cacique de los políticos de la región, lo recibió con un tremendo pistoletazo en la frente, descalabrándolo y saltándole el ojo izquierdo.

Luego los esbirros siguieron golpeando al indefenso Padre Maldonado con las culatas de los rifles, arrastrándole por la escalera hasta la planta baja. El Padre Maldonado cayó y soltó el relicario que se abrió, regándose las Hostias consagradas por el piso.
Muchas Gracias Juan ! por enviarme la Biografía de:
San Pedro de Jesús Maldonado Lucero

Lic. Juan Manuel Robles Gil
Coatzacoalcos, Veracruz, México.
Pedro de Jesús nació en el Barrio de San Nicolás de la ciudad de Chihuahua, Chihuahua, a las 12 horas del día 15 de junio de 1892, y no el día ocho de junio en Sacramento, como erróneamente aparece en otras biografías y fue bautizado en la parroquia del Sagrario el 29 del mismo mes. Sus padres fueron Apolinar Maldonado y Micaela Lucero.

A la edad de nueve años entró en un colegio particular que dirigían los padres Paúles. Hasta los diecisiete años sintió el llamado de la vocación religiosa.
Sus profesores le recomendaron seguir la carrera del sacerdocio y lo ayudaron para inscribirse en el Seminario de Chihuahua, mismo que por entonces atravesaba una situación de pobreza muy marcada que se reflejaba sobre todo en la alimentación para sus alumnos.

De tal situación Pedro de Jesús se tornó débil y enfermizo. A lo anterior habrá que añadir las circunstancias difíciles que desde 1914 se habían hecho presentes. Devino de allí la suspensión de clases en la institución formativa y que pronto los alumnos fueran dados de alta, listos para ordenarse. Aprovechando el tiempo Pedro de Jesús se dedicó a aprender música, estudiando piano, órgano y violín.
El 10 de febrero, Miércoles de Ceniza, se dedicó a confesar e imponer ceniza. Como a las tres de la tarde se presentó en la casa de Boquilla del Río un grupo de hombres armados y borrachos, que iban a aprehender al Padre Maldonado.

La gente de la casa, obviamente lo quiso proteger aunque el Padre Maldonado pedía hablar con ellos, pero prevaleció la voz de los dueños de la casa y lo hicieron salir por una puerta trasera hasta un cuarto que estaba al fondo de la huerta, sitio hasta donde fue seguido por aquellos que lo perseguían.
VIDA, OBRA Y MUERTE DEL PADRE PEDRO MALDONADO
Estando el padre dentro, le dijeron que sin no salía quemarían el cuarto. El clérigo pidió a sus captores que esperaran un momento mientras le llevaban su sombrero, donde iba el relicario con Hostias consagradas que habían quedado. Con todo ello en la mano, salió de aquel cuartillo y entre la chusma que lo iba a detener, saltó la cerca.

Le fue ordenado caminar por delante de los caballos, descalzo, y seguido por algunas personas se dirigieron hasta Santa Isabel. El Padre Maldonado comenzó a rezar el rosario y todos contestaban, menos los esbirros, que en ocasiones trataban de echarle los caballos encima. Así recorrió casi tres kilómetros, hasta llegar a Santa Isabel.
VIDA, OBRA Y MUERTE DEL PADRE PEDRO MALDONADO
Por Lic. Javier H. Contreras O.
En esa fecha, 11 de febrero de 1937, festividad de la Virgen de Lourdes, en el XIX aniversario de su Cantamisa, entregaba su vida al Señor.

Poco antes de morir, el padre Espino separó de la mano derecha del padre, -que tenía aferrada sobre el pecho-, el relicario, vacío. Había consumido las Hostias consagradas dentro de la presidencia.

El cadáver fue llevado a la casa episcopal y ataviado con todas las vestiduras sacerdotales, en un sencillo ataúd fue colocado en la capilla ardiente que se improvisó en la sala, y comenzó el gran desfile de fieles de la ciudad y de los poblados cercanos que en imponente e interminable manifestación de tristeza y admiración acudieron al lugar.
Llegaron al cuarto donde se hallaba. Dice el padre Gutiérrez: "Lo encontré en un estado verdaderamente lastimoso e incognoscible a causa de las heridas y golpes que tenía. Estaba inconsciente casi agónico. Tenía el cráneo materialmente levantado, la cara golpeada, los dientes quebrados, las manos arañadas y una pierna rota. Esto era lo que a primera vista se veía. Yo permanecí en el hospital toda la noche hasta la madrugada. Serían las cuatro de la mañana, ya del día 11, cuando murió. Estaban ahí el padre Espino y algunos familiares".
"TÚ ERES SACERDOTE"

El sangriento asesinato del Padre Maldonado provocó la molestia de la población, que pese a las amenazas, se movilizó en una manifestación pidiendo el respeto y la libertad de culto.

La fama de martirio permanece viva en la memoria de muchos fieles. Su muerte puede presentarse como modelo de fortaleza cristiana.
La Beatificación del Siervo de Dios Pedro de Jesús Maldonado se realizó el 22 de noviembre de 1992, por S.S. Juan Pablo II, en la Basílica de San Pedro, en el Vaticano.

La Canonización del Beato Pedro de Jesús Maldonado, junto con sus 24 compañeros Mártires de la persecución religiosa en México, se realizó el 21 de Mayo del Año Jubilar 2000, en la Plaza de San Pedro.

Actualmente las reliquias de San Pedro de Jesús Maldonado Lucero se veneran en la Catedral de Chihuahua.